martes, 14 de diciembre de 2010

LAS ENERGÍAS Y LAS FUERZAS DEL CUERPO HUMANO.



Maestro Persia
LAS ENERGÍAS Y LAS FUERZAS DEL CUERPO HUMANO.

Vivimos en un mundo de energías y la especie humana, nosotros, formamos parte de ella, somos constituyentes de esa energía.
Al vehículo físico acuden durante una encarnación, dos energías principales y 7 fuerzas, la primera energía, es la energía del alma o egoica esta es la que conduce al conflicto en el ser humano cuando quiere dirigir desde el alma los destinos de esa conciencia, la energía del alma es la energía superior.
La energía de la personalidad.
La otra energía es la energía de la triple personalidad. Esta energía de la triple personalidad la forman el cuerpo, la emoción, y la mente. Esta energía se resiste a ser dirigida y moldeada por la energía superior que es la energía del alma.
Las siete fuerzas del cuerpo etérico
Las siete fuerzas, son las potencias del rayo representadas en cada uno de los chakras del vehículo etérico La interacción entre las energías y las fuerzas producirán en determinadas encarnaciones buena o mala vibración, conflicto o armonía.
Efecto en la salud de estas energías
Cuando el ser es dirigido desde el alma, la personalidad fue hallada por ella y las 7 fuerzas de las que hablo serán influenciadas por el alma, en tal caso habrá pureza y buena salud. Cuando el predominio es de la energía de la personalidad el alma no se presenta y las 7 fuerzas serán guiadas desde la fuerza de la personalidad, en tal caso, como desgraciadamente sucede en la mayoría de los seres humanos todavía contemporáneos, habrá impurezas y mala salud.



Leer más

    LA CONFORMACIÓN DE LOS CUERPOS DEL SER HUMANO. Los electrones del cuerpo material.
    Tenemos una idea de que el cuerpo físico está constituido del reino físico al cual pertenece. El físico esta hecho de diminutas partículas de luz que su ciencia ha llamado electrones. Estos son emanados del cuerpo del Padre para prestarle al ser humano una cubierta de carne, una envoltura de carne y así pueda manifestarse y tomar experiencia aquí en la tierra. Pero debemos de saber que este no es el verdadero hombre sino únicamente un vehículo necesario para la experiencia.
    El cuerpo etérico: “el gran desconocido”.
    El cuerpo etérico, así mismo es tomado del reino etérico con sustancia vital. Podemos decir que esta es la verdadera figura humana y contiene a parte de la fuerza necesaria para ser transmitida y distribuida en toda la forma física, dándole vitalidad y coherencia. Contiene todo el registro y memoria de las experiencias de incontables encarnaciones, a la vez aquí se encuentra el verdadero intermediario entre los mundos externo e interno del hombre.
    Ya habíamos dicho que el ser humano de la ciudad, de la calle tiene una idea de su cuerpo físico, tiene una idea de algún aspecto emocional en él, tiene alguna idea de algún aspecto de su mente en él; pero en cuanto a reconocer un cuerpo vital formando parte de él, su conciencia no lo registra, de ahí que decimos que el cuerpo etérico es “el gran desconocido”.
    Los atributos del cuerpo emocional o astral.
    El cuerpo emocional o astral es tomado por el ser humano del mundo emocional o sensorio, cede frecuente de los arcángeles y ángeles del cielo. Este vehículo fue dado al hombre para expresar e incrementar los aspectos divinos de amor, pureza, misericordia, piedad y perdón, Otro atributo de este vehículo es desarrollar la paz en el ser humano.
    El uso equivocado del cuerpo mental.
    El cuerpo mental también es tomado de ese mundo de sustancia mental. La idea era de que fuera la expresión en la tierra o expresión interior y externa del Santo Ser Crístico, pero no ha sido así. En cambio este cuerpo mental cuya función es expresar el intelecto humano a través de todas las fuentes de información le da al hombre conocimiento, experiencia, registro, memoria y aprendizaje. Este vehículo debería ser el ciervo y sirviente de nuestro Ser Crístico mas no el amo que es hoy día.
    En otra ocasión continuaremos tratando algunos conceptos que nos arrojen luz para todos.
    LA CONCIENCIA A TRAVÉS DE LOS CUERPOS DEL SER HUMANO
    El vehículo físico.
    El ser humano tiene conciencia de su vehículo físico porqué lo registra a través de sus sentidos, sabe que está con el. La inteligencia de éste podríamos resumirla como el resultado del conjunto de vidas celulares que lo componen, llamada vida elemental. Cuando el vehículo físico quiere expresarse en el ser humano, lo hace a través de algún malestar, de algún dolor, significando que algo anda mal en él; o también haciéndole sentir al ser humano la necesidad de algún instinto a satisfacer como el del hambre, el del descanso, o como el de la sexualidad.
    Conciencia de la existencia del vehículo etérico.
    Pero comentábamos que el vehículo etérico funciona bajo el umbral de la conciencia, la mayoría de los seres humanos de ahora y más de antes no ha tenido conocimiento de que tenemos un cuerpo etérico con nosotros; sin embargo algunos seres humanos ya hablan de vitalidad, de cansancio, de desvitalización de la persona, y eso ya es algo; porque consciente o inconscientemente esos términos se refieren al funcionamiento bueno o malo del cuerpo etérico.
    Conciencia en el cuerpo emocional
    Y luego pasamos a ese gran vehículo de expresión y de experimento del ser humano de esta raza actual y de la anterior que es el emocional, el cuerpo de deseos. Decimos que aquí es donde está atorada la humanidad.
    Este vehículo es un gran campo de experimento del ser humano encarnado, en el se reflejan y expresan por su gran desarrollo un sinnúmero de experiencias del ser humano de ahora y de antes también. El ser humano enfoca permanentemente su conciencia en la expresión y respuestas de este vehículo.
    La conciencia en el cuerpo mental
    Después sigue la mente. la cual esta raza que habita la Tierra tiene la consigna de desarrollarla, de iluminarla. Cuando el ser humano alcance su desarrollo mental se dice una verdad muy repetida pero muy bella: "Descenderá el Reino de Dios a la Tierra".
    EL PRANA: LA SUBSTANCIA ETÉRICA.
    Modificación de las leyes médicas.
    Comentemos acerca de temas que tengan que ver con la salud. Si la ciencia del mundo, si los científicos de la medicina, pudieran trabajar a través de un conocimiento y conciencia adquiridos, acerca del cuerpo etérico y del prana, las leyes que tienen que ver en estos tiempos con la salud y con la enfermedad serían distintas.
    El concepto “salud”
    El concepto que maneja la ciencia médica a la fecha en relación con la salud, podemos decir que es muy limitado. Casi siempre el término SALUD significa aspectos que tienen que ver con el cuerpo físico y si acaso con algunos desordenes de orden emocional o mental, pero profetizamos que en un futuro no lejano la misma ciencia del mundo reconocerá y tomará Maestría en lo que concierne al mundo etérico y todo lo que lo compone.
    Pruebas de la existencia del cuerpo etérico.
    Recordemos que debido a la fotografía ya hay algunos, aunque rudimentarios, hallazgos que tratan de comprobar la existencia de este desconocido cuerpo etérico. Pero aún más, se está trabajando hoy, en diferentes partes del mundo, por grupos de grandes interesados científicos acerca del tema que estamos tratando, y no nos sorprendamos si en algún momento tenemos noticias de que hay formas comprobables de la existencia de este mundo etérico.
    Mecanismos de recepción del prana.
    El fluido etérico o vitalidad es sustancia de todo el universo. El éter y el prana cósmicos incluyen desde la galaxia y desde más allá, al cuerpo del sol. Éste tiene mecanismos de recepción, a la vez que en algunos puntos de su superficie tiene lugares de proyección y de transmisión. Así el prana etérico llega a todos los cuerpos del sistema planetario y de la tierra, donde también existen centros de recepción localizables, pero que no se han dado a conocer a la humanidad, para transformar ese prana cósmico en prana solar, ese prana solar en prana planetario. Y toda la creación en la tierra es incluida por el prana y el éter cualificado con la vibración del terrestre.
    Los centros humanos que distribuyen el prana.
    El ser humano que lo recibe tiene sus centros de recepción, de acumulación y de distribución del mencionado prana. Por muchos milenios, el centro del bazo (la parte etérica de este centro), estuvo sumamente activa como receptor, acumulador y distribuidor de prana al resto del organismo físico humano; ahora, hay un centro terciario que aunque muy pequeño, situado entre los omóplatos es sumamente activo en la actualidad, teniendo otros dos centros terciarios subsidiarios colocados arriba de los omóplatos en el lado derecho e izquierdo cerca de la región que llamamos de los hombros, formando un triángulo importante de estudiar.
    Pero un centro terciario muy importante de recepción, situado inmediatamente y por encima del plexo solar, repito, del orden terciario, ha quedado casi inactivo en la actualidad debido a errores humanos que tienen que ver con la civilización y con lo que se usa de materiales para vestirse.
    Funciones del cuerpo etérico.
    Así mismo, una vez que el prana se ha distribuido vía cuerpo etérico primero, y después, influenciando y vitalizando todas las células y átomos físicos, queda un sobrante que irradia, que podemos llamarle el aura de la salud, con la cual el hombre contribuye con su cuota para el sostenimiento de prana planetario. El cuerpo etérico aparte de muchas y vitales funciones tiene la de ser un resguardo y separador efectivo entre la materia física y la materia astral. De ninguna manera se puede violar este resguardo, a menos que la persona, en su conciencia, tenga un desenvolvimiento mayor. Ésta sería la forma de evadirse y así podría trascender hacia los mundos astrales.
    La influencia etérica sobre los cuerpos físico, astral y mental
    Por último recordemos el divino principio que dice: “lo sutil mueve a lo denso” y apliquémoslo en el tema. Veamos que esta materia etérica y prana, de acuerdo a este principio, tiene una mayor influencia sobre el vehículo físico denso, mas, según este mismo principio, la influencia etérica sobre vehículos más sutiles que éste, como el astral y el mental, tendría que ser necesariamente mínima o nula. Para influenciar en estos vehículos de experimento del hombre, tendríamos que recurrir a métodos psicológicos, creando un eco de las fuerzas del alma, las cuales sí tienen un definido y marcado efecto sobre los mencionados vehículos.
    LA ENERGÍA DEL KUNDALINI. Reconocer a Dios como energía. No existe nada más que energía porque Dios es vida. Palabras muy conocidas por muchos pero que es útil pronunciarlas. Para un ciudadano común, que a la vez está haciendo su mejor esfuerzo consciente o inconscientemente para caminar la vida, las palabras anteriores probablemente estarían llenas de vacío, y en todo caso, la vida para él significaría la forma física y sin ella no habría vida según su apreciación. Pero para el iniciado, estas palabras tienen un alto contenido y significado. Por ejemplo: piensen que un día los iniciados serán de los primeros _aunque después serán todos_ en reconocer a Dios como energía, y ver que energía y Dios son sinónimos. La energía virgen Todos sabemos que de una energía virgen se diversifica, dando formas aparentemente muy variadas emanadas de la misma; y así, al hombre, le concierne energías del logos que le dan vida y expresión. Conocemos una energía llamada por todos nosotros: pránica, la cual concierne a espacios abiertos, luminosos, espaciosos libres. La energía del Kundalini. Otra energía conocida en alguna forma, es la llamada kundalini. emanada del Logos y depositada en la materia terrestre en sus habitantes, la cual pertenece a espacios confinados limitados y cerrados. Se dice que existe en todos los planos, lo cual es cierto en el hombre. Al prana que actúa en el vehículo etérico lo hemos estudiado en multitud de formas, la mayoría de las veces de manera acertada; a la fuerza kundalini muy poco la hemos investigado, pues se emana del Logos, y como su característica es material, penetra al centro o núcleo material terrestre a través del chakra fundamental, esta fuerza es depositada precisamente en el centro, concentrándose a manera de esferas concéntricas en siete capas. El flujo y reflujo del Kundalini. Pero acordémonos que le pasa al agua estancada, veamos el fenómeno que sucede cuando el agua que circula libremente por los cauces de la Tierra es retenida y estancada. Esta fuerza no debe permanecer en ese lugar sin movimiento, puesto que la Tierra no tiene la suficiente capacidad para recibir y acumular al kundalini terrestre o planetario; de tal manera, que la envía de regreso para cumplir con esa ley de flujo y reflujo subsidiaria a la ley de vibración. Regresando del centro de la tierra toca a la creación, y el órgano especializado humano para permitir la entrada a esta fuerza ígnea es precisamente el centro fundamental o sacro. El desplazamiento dentro del cuerpo humano Análogamente, en el humano, se deposita en siete esferas concéntricas, aproximadamente en la oquedad o hueco de la quinta vértebra sacra, cerca de la colindancia con la vértebras conxígeas. La capa externa siempre ha estado activa en el humano, da vida, asciende por los tres nadis ya conocidos por vosotros a través de la columna vertebral y penetra por lo que se llama “energía desde adentro” en la raíz del chakra. De esta manera llega a todos los chakras y se dirige por el tallo a la superficie etérica; y en la superficie del chakra donde se encuentra la boca, fricciona en sentido opuesto circularmente a la contraparte pránica y esa fricción provocada por el acercamiento es lo que provoca el magnetismo humano. Los efectos de la séptima capa del kundalini en el humano. Esta fuerza externa, producto de la séptima capa del kundalini, da vida, vitaliza el fluido nervioso, y es la responsable de la mayor cantidad de temperatura del cuerpo humano y de muchos procesos vitales de la materia ignorados aún por la ciencia médica. EL KUNDALINI Cuando hablamos de kundalini necesariamente estamos hablando de la parte etérica de la columna vertebral, también llamada por su ciencia: “Espina Dorsal”. ¿Dónde se localiza? Habíamos comentado brevemente que en una parte de la base de la columna vertebral, a un nivel de entre la cuarta y la quinta vértebra sacra, muy cerca del cóccix en esa región ósea pero en su parte etérica. El kundalini es una fuerza creativa, pero con un poder estático en contraposición de la fuerza creativa de prana, pero con un poder dinámico. Los estudiosos le llaman La Serpiente Enroscada, queriendo decir con este concepto que la fuerza se encuentra durmiendo, reposando. Los tres nadis etéricos de la Espina Dorsal Los conductos de la columna vertebral, o sea, material, se superponen, y la conjunción de todos estos agujeros vertebrales superpuestos, uno sobre otro, dan lugar al Conducto Raquídeo, sede de la Médula Espinal física, material. En la contraparte etérica de ése conducto espinal y en la parte etérica de esa médula espinal coexisten tres grandes conductos o nadis que nacen precisamente en la sede del kundalini y terminan justamente en el agujero occipital en la base del cráneo, donde termina la primera vértebra o donde comienza la primera vértebra. En el borde derecho de la médula espinal se encuentra coexistiendo uno de los nadis, en el borde izquierdo de la médula espinal coexiste otro nadis y en el centro de la médula coexiste el nadis del centro. Los estudiosos le han puesto por nombre: IDA, PINGALA Y SHUSUMÁ. Cuando la fuerza del kundalini asciende utiliza estos tres conductos para elevarse desde la materia hasta el cielo, desde la materia hasta el espíritu en todas las personas . Las capas de protección del kundalini. Y como ya lo hemos dicho: la séptima subcapa del Kundalini, refiriéndome a la capa más exterior, se encuentra en actividad. Esta séptima subcapa activa, da vida al ser humano y cada capa es protegida de las siguientes por una envoltura astral que funciona a manera de aislante de unas esferas con las otras. El Triángulo Material. Cuando el kundalini asciende a través de la columna vertebral, a través de la parte etérica de la columna, estimula y vivifica cuatro triángulos, dos materiales, un triángulo de la mente y el del espíritu. De los dos triángulos materiales, el inferior, está compuesto por el mismo centro sacro, la misma sede del kundalini en la columna y las dos gónadas masculina y femenina. Este triángulo de fuerza, este triángulo de fuego es el más material. El Triángulo del Prana Al ascender el kundalini en el cuerpo humano, toca a otro triángulo material formado por un centro terciario muy activo que se ubica en la región entre los omóplatos, la otra punta de este triángulo se ubica al frente inmediatamente por encima del diafragma, y otra en el centro esplénico del bazo. Mientras el primer triángulo es material, éste es el triángulo del Prana, uno es más material que el otro. El Triángulo de la Mente y el Triángulo del Espíritu. Si el kundalini sigue ascendiendo y estimulando no sólo la materia física, sino la astral, la mental, etc., se encuentra con “el triángulo de la Mente”, formado por la glándula pineal, la glándula hipófisis y un centro terciario muy activo llamado “el alta mayor”, precisamente en el agujero occipital, donde se encuentra la primera vértebra. Ese triángulo es el Triángulo de la Mente. Este mismo triángulo se transforma a la vez, cuando hay evolución, en el triángulo del espíritu, porque la evolución implicaría un estímulo inusitado del centro coronario en la cima de la cabeza. El descenso del fuego de la Mente. Cuando los centros, o triángulos, o fuerzas de la materia que ya describí, entran en actividad con la acción del kundalini, estos centros llaman como imán al fuego de la mente, descendiendo de la cabeza al cuerpo, produciendo una energización extra por efecto del vehículo mental sobre la materia, trayendo todo el beneficio que conlleva que el fuego de la mente descienda a estimular todos los átomos físicos. Tenemos una fuerza material hacia arriba ascendiendo y una fuerza espiritual hacia abajo respondiendo e iluminando. La raíz del chakra está en el ganglio nervioso. A los lados de los cuerpos vertebrales existen unos agujeros de conjunción para la salida de todas las raíces nerviosas que se transformarán en nervios del cuerpo. Por ahí, la séptima capa del kundalini tiene que emigrar, y al salir de la columna por los mencionados agujeros, se encuentran con los ganglios nerviosos cercanos a la columna y que comunican inmediatamente con las glándulas. En las glándulas está la raíz del chakra, el verdadero chakra está en la raíz, el verdadero chakra se encuentra en la unión entre el chakra y la glándula, entre el chakra y el ganglio nervioso. El encuentro del Kundalini y el Prana en cada chakra. El Kundalini tiene que emigrar de adentro del cuerpo, desde la columna, hacia afuera del cuerpo; y después pasar a la raíz, pasar al tallo del chakra, llegando finalmente a la flor, trayendo la fuerza desde adentro y en ese lugar encontrándose con una fuerza que proviene de afuera que es el prana, rozando sin mezclarse las energías pránicas y las energías kundalínicas. La rotación del Kundalini y el Prana Como la energías del prana vienen desde afuera, del medio ambiente, su rotación es en el sentido de las manecillas del reloj, y como la energía del kundalini viene desde adentro del cuerpo físico, es la razón por la cual la circulación es en el sentido contrario de las manecillas del reloj. Una fuerza en un sentido en la boca del chakra y la otra en el sentido contrario, producen una gran fricción y presión, transformándose como ya habíamos explicado: EN MAGNETISMO. Este será mayor o menor, de acuerdo a la actividad del centro o del chakra. La fuerza del kundalini. Cuando se trata de despertar las capas internas del kundalini nos encontramos con un acontecimiento que si no es lento, progresivo y con una evolución, representa un gran peligro. Esta fuerza contenida en la sede del kundalini tiene cierta equivalencia a la energía atómica. De ahí que para que un ser humano evolucionara con la acción del kundalini se necesita como requisito previo purificar los vehículos, para que sean adecuados desde el punto de vista vibratorio para recibir esa fuerza y poderla manejar. LA GLÁNDULA PINEAL La glándula más elevada. Existe en la región de la cabeza, un centro de fuerza que corresponde a la glándula pineal. Que bien dicen cuando se refieren a esta glándula los hermanos que dan instrucción, que es la más elevada de las glándulas del ser humano. El aspecto “Conciencia del Alma”. Esta glándula localizada en la cabeza, cerca, muy cerca de donde hace remolino el cabello, Es la representación física del aspecto “conciencia” del Alma ya tratado anteriormente. Este aspecto “conciencia” tiene una fuerza subsidiaria o secundaria llamada “personalidad humana”, con sede en el plexo solar. El aspecto “Vida del Alma”. Otro aspecto del Alma es el aspecto “vida” del Alma. Este aspecto se ancla, como es sabido, durante todo el periodo de vida, en el centro del corazón; más precisamente, en algún punto del ventrículo izquierdo de dicho órgano. Asimismo, hemos comentado que este aspecto “vida” del alma contiene también una fuerza subsidiaria o secundaria, localizada en algún punto del centro del bazo, también conocido por vosotros como esplénico. La misión de la “Conciencia del Alma” El aspecto “Conciencia del Alma” se encuentra siempre detrás de la mente que constantemente mira hacia afuera, mira hacia lo externo, mira hacia la vida de los sentidos. Me estoy refiriendo a la glándula hipófisis, representante física y sede durante todo el periodo de vida y de encarnación de la personalidad integrada y desarrollada, cuando esta personalidad es activa. El aspecto “Conciencia del Alma” podríamos decir que sería el umbral entre el ser material contenido en la glándula hipófisis y el ser espiritual contenido en esta glándula Pineal y una de sus misiones sería la de estar influyendo constantemente sobre esa mente que busca lo externo para atraerla al camino y a la región del espíritu. La atracción de la mente concreta hacia lo espiritual. Reconocido es, que la mayoría de las veces, esta sutil atracción de la mente concreta, interesada en los asuntos externos de la vida, por la conciencia espiritual, casi nunca es lograda. Para un discípulo de la luz, lo que se está comentando, seguramente es asunto conocido y comprendido, pero para un profano pareciera ser cosa fantástica que solamente el tiempo y la evolución podrán llevarlo a la comprensión. Cuando la conciencia espiritual llega al Universo. Cuando la conciencia espiritual anclada en la glándula pineal alcanza un máximo desarrollo a través del esfuerzo, del sacrificio y de otras cualidades, se descorren los velos del misterio acerca del UNIVERSO y de la CREACIÓN, por eso el Gran Maestro, refiriéndose a este excelso acontecimiento le dijo a alguien:'' os aconsejo comprar de mi colirio para que puedas ver''. EL GERMEN DE LAS ENFERMEDADES. El significado de “GERMEN” Reconozcamos lo inadecuado y lo limitado que en ocasiones significan las palabras. Veamos la palabra germen, una misma palabra utilizada para tratar de significar el agente causal de una enfermedad, la simiente de una nueva vida humana, por ejemplo el germen de una idea. Una misma palabra tratando muchas veces inadecuadamente de expresar un microbio, una enfermedad, un ser humano y un aspecto mental. Lo inadecuado de las palabras. Al referirme a la idea de este tema que trataré muy brevemente, no es desconocido por nosotros, como en algunas ocasiones ya lo hemos examinado, que las palabras muchas veces son inadecuadas para tratar de dar a entender algún concepto. Necesidad de nuevos vocablos espirituales. ¿Si las palabras que buscan transmitir un aspecto material, a veces son inadecuadas, qué será entonces de las palabras que tratan de expresar verdades superiores e intangibles? Es necesario, entonces la introducción en el vocabulario de nuevas palabras, de neologismos, en la medida en que el ser humano trate de saber más acerca del mundo superior. Una debilidad etérica atraerá a gérmenes de enfermedades. El término germen referente a las bacterias identificadas por su ciencia como las causas de muchas epidemias e infecciones, se ha tratado hasta ahora de relacionarlo con efectos en el funcionamiento del cuerpo físico. Sin embargo aclaro, que si bien es cierto que el cuerpo físico tiene tendencias heredadas de zonas débiles de su cuerpo, la verdad superior en esto debería buscarse en las carencias del cuerpo vital, en alguna zona de la materia física cuya contraparte etérica esté desvitalizada, donde el fluido vital esté alterado. En ese lugar será el asiento preferido de la enfermedad, el asiento de los gérmenes y después la corriente sanguínea será utilizada por estos gérmenes para producir un daño general. El efecto de las vacunas. Quitemos un poco nuestra atención del cuerpo físico y empecemos a enfocarnos en el cuerpo vital, respecto a otro tema diferente pero relacionado. Hemos escuchado la preocupación de algunas mentes terrestres dedicadas a curación espiritual, en la que se comenta de manera alarmada, acerca del posible efecto nocivo de las vacunas, temiendo estos curadores que el efecto maligno de las vacunas por ser extraídas de algunos animales, pudiera ser mayor que el posible efecto benéfico en el hombre. La contestación es de que el recurso de las vacunas ofrece una gran medicina preventiva en la humanidad, en todo caso si son de origen animal al ser inyectadas, como ya lo hemos dicho, se humanizan y ese temido efecto maligno no es posible que suceda ni que produzca un mayor o significativo daño a los vehículos superiores. El efecto de otras sustancias médicas. Vean que al ser humano no sólo se le aplican vacunas, existen multitud de sustancias en la actualidad que son inyectadas hipodérmicamente o directamente al torrente sanguíneo al hombre, provocando la mayor parte del las veces efectos benéficos, que en todo caso le hacen prolongar la vida. A estos curadores esotéricos les recomendamos que transciendan sus conceptos y no nos hagan pensar que tienen actitudes mentales más inflexibles que la propia medicina científica. En otra oportunidad continuaremos tratando algunos temas relacionados con este tópico.

    0 Comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada